Cirugía en Parálisis Facial

La parálisis facial tiene distintas causas. De forma simple se puede deber a afecciones del cerebro, como en casos de accidente vascular encefálico o tumores, o a afecciones del nervio facial.  El tipo más frecuente es la parálisis de Bell, que se debe a una inflamación del nervio facial, muchas veces asociado a infecciones virales. Otras causas frecuentes son las lesiones del nervio facial durante cirugías del oído medio o de la glándula parótida.

 Si se va a realizar una cirugía que pudiera comprometer parcialmente el nervio facial se puede planificar una reconstrucción inmediata. En casos de compromiso total irreparable del nervio se puede realizar una cirugía de reanimación facial en la misma cirugía de resección del tumor, o neurotizacion con injertos de nervio.

Un grupo especial de pacientes son aquellos con parálisis facial congénita como en el caso de los pacientes con síndrome de Goldenhar.
El tratamiento se determinará dependiendo de la causa, el tiempo de evolución y la vitalidad de los músculos faciales afectados.

Neurotización facial con injertos de nervio

En los casos en que los músculos faciales se encuentren vitales se puede realizar una neurotización utilizando injertos de nervio al nervio facial contralateral o a otros nervios motores.

Cirugía de reanimación facial mínimamente invasiva en una etapa

Se realiza cuando los músculos faciales afectados ya no pueden ser utilizados.

Tradicionalmente esta cirugía se realiza en 2 etapas, con 2 cirugías separadas en el tiempo. Nuestro enfrentamiento es realizar la cirugía en una sola cirugía, lo que logra los mismos resultados, pero disminuye los tiempos quirúrgicos, disminuye las cicatrices mejorando el resultado estético, disminuye las zonas donantes ya que no es necesario utilizar injertos de nervio y disminuye los costos.

De forma resumida, la cirugía consiste en la transferencia de un pequeño segmento de un musculo de la espalda (músculo dorsal ancho), para reemplazar la función de los músculos faciales dañados.  Esto se realiza entre otras cosas con ayuda de un microscopio para reconectar los vasos sanguíneos y nervio del músculo transferido a la cara. Este procedimiento es una cirugía de alta complejidad  que debe ser realizado por un microcirujano certificado, con entrenamiento en Reanimación Facial para asegurar el mejor resultado posible.

Reanimación de ojo en parálisis facial

El lagoftalmo que se produce en las parálisis faciales es un problema difícil de solucionar. Puede llevar a sequedad corneal, ulceraciones e incluso ceguera. Nuestro enfrentamiento a este problema es realizar una transferencia de músculo que permite que el paciente pueda cerrar el ojo de forma voluntaria. Esta cirugía no involucra la colocación de cuerpos extraños en el párpado como los pesos de oro. 

"Microcirugía Reconstructiva y Cirugía Estética"

 

Siempre he pensado que la cirugía reconstructiva me hace un mejor cirujano estético y que la cirugía estética me hace un mejor cirujano reconstructivo.
En este caso de parálisis facial, combinamos conceptos de cirugía plástica estética facial y de microcirugía reconstructiva, logrando recuperar de forma natural y armónica la sonrisa de nuestra paciente.

Saludos!
Dr. Ramírez.

Cirugía de Reanimación Facial

Cirugía de Reanimación Facial:
Cuando la parálisis facial no se recupera de forma espontánea, es posible volver a sonreír gracias a la Cirugía de Reanimación Facial. Nuestro enfrentamiento es realizar esta cirugía de alta complejidad de forma mínimamente invasiva, con menos cicatrices y en una sola etapa.

Recuperar la sonrisa. ( Parálisis facial )

Queremos compartir con Uds. el resultado de la cirugía en uno de nuestros pacientes con parálisis facial (lado derecho). Nuestro paciente tiene 1 año y sufrió una mordedura de perro en su cara. Después de una compleja cirugía de exploración y reconstrucción de nervio facial logró recuperar su sonrisa.

Alejandro Ramírez