El Lagoftalmo que se produce en las parálisis faciales es un problema difícil de solucionar. Puede llevar a sequedad corneal, ulceraciones e incluso ceguera. En estos casos se recomienda realizar una transferencia de músculo que permite que el paciente pueda cerrar el ojo de forma voluntaria.

Alejandro Ramírez