Reconstrucción de Extremidad Superior

Las causas más frecuentes de necesidad de reconstrucción de extremidad superior son los traumatismos.

 

Trasplante de dedos de pie a mano

En los casos de amputaciones de dedos de la mano, ya sea de uno o de varios dedos, puede estar indicada la transferencia de uno o varios dedos del pie a la mano.  La primera vez que se realizó esta cirugía en 1900 por Carl Nicoladoni en Austria, el procedimiento se llevó a cabo manteniendo la mano del paciente unida al pie por semanas, hasta que el dedo transferido se vascularizara por el tejido de la mano, para luego desconectar la mano del pie. La inconveniencia evidente de esta forma de realizar cirugía la hicieron poco popular en esos días. Con el desarrollo de la microcirugía es posible actualmente transferir un dedo del pie para reemplazar el dedo faltante de la mano en una solo cirugía y obviamente sin mantener al paciente en una posición muy incomoda por semanas.

La principal indicación desde el punto de vista de la función de la mano esta dada en pacientes que han perdido su pulgar, que da cuenta aproximadamente del 50% de la función de la mano. En segundo lugar, están los dedos largos de la mano. Esta cirugía está indicada para pacientes que sienten gran distress por el dedo faltante de la mano. En algunas ocasiones puede estar indicada la transferencia solo del pulpejo, o de éste y  la uña con ayuda de la microcirugía.

La pérdida de algunos dedos del pie, cuando la cirugía se realiza correctamente, no genera problemas en la marcha. Algunas incluso son difíciles de percibir desde el punto de vista estético.

Cada paciente debe poner en una balanza lo que pierde (uno o varios dedos del pie) versus lo que puede ganar, una mano más estética y sobre todo, más funcional.

 

Alejandro Ramírez